En la mitad… de la prueba…

Se dice que cuando llegamos a la mitad de algún proyecto o de algún lugar, lo que viene después es más fácil… Si aquella persona supiera cuán difícil es llegar a esa anhelada mitad!!!. Hoy me siento así, en esa estapa de llegar a la mitad de la prueba, que sé que fue Dios que la preparó; porque, a pesar de ella, no he dejado de sentir su mano y su presencia dentro de mí, porque lo estoy sintiendo más cerca que hace algunos meses atrás.
Llegando en casa hoy, me sentí impotente, inútil, no sé, una sensación de querer hacer algo y no poder (aquellos que han pasado por pruebas duras saben de lo que estoy hablando); y ahí mi esposa, sabiamente me dice que Dios tiene todo bajo control, que Él no nos dejará…

Y en eso pienso ahora…

Muchos pasajes de la Biblia se me vinieron a la cabeza, como lo que dice Romanos 8:28: “Y sabemos que los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien…”.
Cuando estamos en medio de la prueba, se nos olvida que Dios está más cerca de lo que imaginamos, se nos olvida que porque nos ama, nos hace pasar por situaciones adversas para que crezcamos y seamos un poco más como Él, se nos olvidan todos los pasajes bíblicos donde Dios afirma y reafirma que está con nosotros y no nos abandonará jamás, en fin…

El amor de Dios es tan grande, que hasta en los mínimos detalles nos demuestra cuán graaaaaaaaaaaande es…

Saben? no voy a desistir, no voy a retroceder… porque soy de aquellos que no retroceden… porque no me voy a dar por vencido, dependo de Dios para todo, pero sé que si Él pelea por mí, ya tengo la victoria… y sé que voy a alcanzar mi bendición, voy a llegar a la meta, lo voy a lograr… SÍ!!! LO VOY A CONSEGUIR!!!

y seguir dependiendo de Dios… obvio! 😛

Bendiciones!

Cuando el llamado de Dios es más fuerte

No sé si acontece con ustedes, conmigo sucedió así, que cuando recibí el llamado de Dios, se levantaron muchos impedimentos tratando de hacer que desistiera.
Cuando el llamado de Dios es más fuerte, el corazón se enciende, se llena de fe, de esperanza, de pasión por ese llamado. Yo tenía 14 años cuando Dios me llamó (ahora tengo 25); no entendí casi nada de lo que me habló esa noche, pero aún recuerdo que fue una palabra con mucho poder y que hasta ahora recuerdo; además, de a poco se ha ido cumpliendo… todavía falta mucho para que se cumpla en su totalidady sólo deseo que se cumpla enterita en mí.

Con el pasar de los años se fueron presentando obstáculos: algunos ligeramente fáciles; otros, lloré hasta decir basta. Lo único que recuerdo de ese tiempo de prueba (y que sigue hasta hoy) es que esa palabra me mantenía de pie, el deseo de llegar a ese objetivo me daba fuerzas para seguir.
Muchas oportunidades se presentaron para seguir, para crecer personalmente, para desarrollarme profesionalmente, pero me alejaban de mi objetivo principal: El llamado que Dios me había hecho.

Varias personas me dijeron que estaba loco, que no pensaba lo que estaba haciendo… lo que ellos no sabían, era que yo tenía y aún tengo un llamado que arde dentro de mí, que es más fuerte.

Pensé en desistir, muchas veces, porque el sacrificio es enorme, el precio es alto y eso lo aprendí con varios errores. Si continúo cometiéndolos??? Ufff!!! Claro que sí, pero mi mentalidad es otra, ya no pienso en retroceder.
Jesús, en ningún momento pensó en dejar todo de lado, nunca pensó en tirar la toalla, llegó hasta el fin, teniendo motivos de sobra, suficientes para retirarse; si Él lo hizo, cuánto más yo, que no paso ni la mitad de lo que Él vivió y sufrió por mí.

Sólo quiero llegar al final, sólo quiero que el llamado de Dios me hizo se cumpla en mí.

Un último recado:

Nunca retrocedan, nunca desistan, sigan adelante, levántense, siempre miren por sobre las circunstancias, por sobre las pruebas y verán que lo que hay al frente es mayor que aquello que están viviendo.
“Que aquello que hoy los hace llorar, mañana los hará reír.”

Bendiciones!

El muro de Israel

Hace unos días atrás, en la televisión, emitieron un reportaje acerca de la situación que están viviendo Israel y Palestina, los problemas y dificultades que han sufrido y todo lo que ello ha conllevado, las consecuencias en la población y el resto del mundo… (lamentablemente no alcancé a ver todo el reportaje)
Lo que me parece extraño y, a la vez, un poco insólito, es la construcción de un muro divisorio entre estas dos regiones. Me hizo sentir que estamos retrocediendo en el tiempo a lo que fue el muro de berlín; es de conocimiento mundial de las repercusiones que ha tenido hasta el día de hoy la construcción y el posterior derrumbe del muro, que dividió un país, familias y vidas completas…

Les dejo el link si es que desean ver el reportaje: http://noticias.tvn.cl/360/2008/ 

Las consecuencias de levantar muros en nuestras vidas, es algo parecido de lo que podemos ver en nuestra rutina diaria, nos dividen y separan de los demás, no necesito entrar en más detalles… creo que todos entendemos que si actuamos de esta forma, no nos estamos comportando como hijos de Dios, porque el propósito de Dios es que todos seamos uno…
Pueden sacar sus conclusiones y si quieren pueden dejar un testimonio, será bienvenido…

 Bendiciones…